Back in black

Regreso a 2010. O a 2009. O a 2005. No lo sé. Enésimo déjà vu. Vaya siglo. El rey perdió el trono y esquiva toda oportunidad de recuperarlo.

Ojalá todos los Madribarsa fueran en el Camp Nou. Guardiola les enseñó a controlar nuestras emociones caseras y no se les olvida. El “hombres contra niños” de la ovación a Ronaldinho ha ido desarrollando updates hasta la ovación a Iniesta. Hasta la vergüenza. Sevilla, Athletic y Celta le han marcado cuatro goles a los que ayer no nos ganaron 0-6 de milagro. Y “sin Messi”. Gracias, Munir, por evitar el culmen del escarnio.

Y no fue mayor el baño que el que le dio el Madrid al Barcelona en la primera parte de su último encuentro en el Camp Nou. 45 minutos de 0-3 que acabaron 1-1. Se puede hacer una película de tres horas con versión extendida de todas las ocasiones claras falladas contra el Barcelona en los últimos cinco años. En caso contrario siempre acaba en goleada. La historia interminable. El bucle.

La desesperación. Ese perseguir sombras. Esa poca fe. Ese perder cada balón dividido. Esa sensación de que los guerreros se acaban de conocer y no comprenden la batalla ni las instrucciones. Esos jugadores top mundial reducidos al nivel del Getafe. Esa abrumadora derrota moral. Esa sublevación ante la impaciencia del público.

Esa falta de inteligencia competitiva y emocional. Modric se tiene que sentir como el chaval que atiende en clase y se queda sin recreo porque otros 10 críos se pasan el día dando voces. Como se sentía Xabi Alonso, que al final ha resultado ser el más listo.

En su primer Madribarsa en el Bernabéu cada entrenador nuevo -excepto el único que entendió el momento actual de esta guerra- intenta jugar a lo que ellos y la prensa llaman “de tú a tú”. Cede a la presión popular. Busca la posesión. Y acaba persiguiendo la pelota como un gato un puntero láser en el suelo. A estos se les gana, básicamente, al contragolpe, pero en el Bernabéu no nos deja el mundo. Ni nos dejamos nosotros. Y nos plegamos. Y nos vuelven a ganar. A humillar. Como cambiamos mucho de entrenador, pasa muchas veces. Todos tienen que aprender. Pero los jugadores son siempre los mismos y parece que no lo quieren entender.

Cuenta la leyenda que hubo un día un general que tras recibir la más humillante de las derrotas en su primera batalla consiguió que sus soldados comprendieran la guerra. Darle la vuelta a la batalla emocional. Aprender a ganarles. Pero cuando lo consiguieron les empezó a incomodar su disciplina, creyeron que ya no la necesitaban. Y dos años después, aún ganando una Copa de Europa por el camino, la batalla moral ha vuelto a 2010.

A Neymar no se le puede fichar porque cuesta 150 millones. El señorío. A Suárez tampoco porque muerde. El señorío. Hoy son Ronaldinho y Eto’o. La segunda vez, Florentino. A Benítez se le está poniendo cara de Camacho. La segunda vez, Florentino. Y a ti se te está poniendo cara de “los he malcriado, lo mejor es que me vaya”. La segunda vez.

Ganar la Décima. Tener la oportunidad de marcar una época. Verano de 2014: el sinsentido. Difícil gestionar peor un equipo campeón. Racha de 22 victorias.  Espejismo. Parece que sí, pero no. Mundialito. Gloria-relajación-hostión (nuestro nuevo ciclo). Resulta que Modric era todo y que no eras tan bueno como para jugarte la temporada sin portero. Les pones en bandeja el triplete. Ellos sí huelen la sangre. Y la gloria. Y les gusta repetirla. ¿Solución? La de siempre. El otro bucle. Rueda la cabeza del entrenador. Y seis meses después su sustituto ya ve la guillotina si levanta la mirada.

Y acabará 2015 y parecerá que hace 12 años de la Décima otra vez.  Y la triste realidad es que cada vez es más difícil que un niño de cinco años elija al Real Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s